Club de Amigos La Liga Laguardia
Bienvenidos al Foro de Ernesto laguardia por favor registrarse

Club de Amigos La Liga Laguardia

Club de Seguidores Ernesto Laguardia
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Nunca dejas de aprender

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Marcelalf
Administrador de Ernesto Laguardia
Administrador de Ernesto Laguardia
avatar

Cantidad de envíos : 1365
Fecha de inscripción : 29/08/2008
Edad : 43
Localización : Mar del Plata-Argentina

MensajeTema: Nunca dejas de aprender    Jue Abr 16, 2015 2:14 pm


'Nunca terminas de aprender': Ernesto Laguardia
Cada proyecto que el actor realiza lo considera como el primero en su vida y gracias a la preferencia del público se renueva constantemente
Share on facebook Share on twitter Share on google_plusone_share Share on email More Sharing Services
COMPARTIR
16/04/2015 00:30 Rocío Rangel / Fotos: Selene Vargas

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de abril.- Ernesto Laguardia vive eternamente agradecido con el público por el cariño que le ha brindado durante sus 36 años de carrera. Y es que el protagonista de la telenovela Amores con trampa, desde sus inicios como actor, ha estado en un proceso de constante aprendizaje para poder evolucionar en los escenarios y trascender con cada uno de los proyectos donde ha dejado huella y saboreando el éxito por medio de sus entrañables personajes, tal y como ahora le sucede con el ambicioso y carismático empresario, de Santiago Velasco, en la actual producción de Emilio Larrosa.

—Ernesto, en menos de dos semanas el proyecto que actualmente protagonizas ha sido muy aplaudido por el público...

—Gracias a Dios confíamos mucho en el producto desde el libreto, pero también era una línea delgadita porque es un melodrama con tintes de comedia, entonces te puedes pasar en cualquiera de los dos y ya no encaja el uno ni el otro. Nuestro productor y directores nos han llevado por un buen camino y estoy disfrutando mucho a Santiago, mi personaje.

—Lo importante es que a estas alturas de tu carrera dominas cualquier tipo de género...

—Aunque ya son 36 años de carrera, este proyecto es como si fuera el primero, la verdad es que sigue dando el nervio como si fuera el primer proyecto y además, eso es lo rico porque sino sería como que muy aburrido. En el monólogo (El tiempo vuela) y en las obras de teatro que hago sientes esa necesidad de atrapar al público y no dejarlo ir. Ya son seis años del monólogo y llevamos muchísimas funciones y eso me ha permitido también manejar muchas cosas en escena, es un experimento y un ejercicio interesante.

—Sobre todo por la temática que abordas, el cáncer, que está al orden del día...

—Tremendo verdad y más con las estadísticas que tenemos en nuestro país, pero nos ha permitido ayudar a muchas mujeres incluso hombres porque la enfermedad no es privativa de la mujer, aunque se da mayormente en niños, hemos llevado estudios y consultorios rodantes a pueblos muy lejanos y donando operaciones. Ha sido muy padre porque independientemente que nos ha ido muy bien y que empezó como un proyecto pequeño ha crecido muchísimo.

—Así que a la par con el monólogo, haces labor altruista...

—Sí, quien se iba a imaginar que de un monólogo, que nació en el teatro Polyforum y después con giras de 10 mil personas y a veces en pueblitos de 200, me iba a brindar toda esta experiencia para manejar los géneros. Aunque el tema es tremendo en el monólogo, la gente se carcajea, porque pasamos por la farsa, la tragedia y es muy interesante. Todas las novelas y obras que hemos hecho en este tiempo siempre te van dando un poco más de experiencia, pero nunca terminas de aprender y te sientes vivo con lo que haces, ese nervio es parte de tu vida.

—Retomando tu personaje de Santiago en Amores con trampa, lejos de que el público se moleste contigo por ofrecerle al vecino a tu esposa Isabel (Itatí Cantoral), la gente aplaude tus ocurrencias...

—La verdad es que es un personaje encantador, pero, aunque sus motivaciones son válidas, hace todo por el amor de su familia y por cuidarlos. Los métodos que utiliza son tremendos, es un pillo muy chistoso y adora a su mujer, pero la relación con su mujer se ha perdido de un matrimonio estable y que crecen juntos, más bien es una farmacodependencia.

—Por el momento, ¿qué le has aprendido a Santiago?

—Creo que es un personaje de los más difíciles que me ha tocado interpretar en televisión y siempre está en una línea muy delgadita, pero al público le ha gustado mucho. La historia está muy bien cuidada y a quien quiero agradecerle por este protagónico es al señor Larrosa, que me ha confiado y dado la oportunidad de trabajar con mis compañeros desde Itatí Cantoral, África Zavala, Lalo Yáñez y con los señorones Ignacio López Tarso y Luz María Aguilar. Creo que ha sido muy interesante el trabajo que hemos hecho a marchas forzadas, y a toda la gente que me espera en teatro le digo que me espere.

—Supongo que por este proyecto se te dificulta retomar el monólogo...

—Tuvimos que dejar varias fechas y hay algunas que no pudimos concretar. Acabamos de terminar una gira por la Secretaría de Salud por varios estados y ahorita empezaba una obra en el Distrito Federal, pero el señor Larrosa me pidió que pospusiera todo y es entendible, porque esta novela es complicada de realizar, sólo estoy cumpliendo las fechas que ya tenemos pactadas. Estaba en la obra además Obscuro total con Fernando Colunga, Blanca Soto y Aylín Mujica y se ha detenido un poco, pero los tres proyectos están ahí, latentes y está la gente pidiéndolos, estamos dedicados al 100 por ciento en esto y aplicados a la familia, porque para mí es uno de mis pilares.

NUNCA HA SIDO UNA PERSONA CONFLICTIVA

—Ahora que mencionas a tu familia, también mantienes una imagen impecable como padre y muy poco hablas sobre tu vida privada...

—Eso es cierto. No me he dedicado a explotar esa parte y menos me he involucrado en escándalos sobre todo que es muy fácil de explotar, pero a mí se me hace terrible. No me gusta, y estoy contento con lo que tengo, además no soy material interesante para esas publicaciones porque no tengo escándalos y no he sufrido tanto como se amerita, ni me meto en problemas. Trato de respetar a todos y que todo el mundo me respete y entiendo muy bien lo que el público quiere porque es muy difícil, me siento muy honrado en eso y después de tantos años de seguir protagonizando y llenando teatros gracias al cariño del público. Yo me siento muy agradecido por eso, no te puedes dormir en tus laureles y te tienes que seguir preparando y renovando constantemente. Siempre tengo una libreta junto a mi cama y me acuerdo de algo y lo apunto y le digo a mi esposa Paty: “ Mira esta frasecita” y sí puedo se las adopto a mis personajes.

—¿Así que le metes de tu cosecha a tus personajes?

— Sí, porque eso es lo que te ayuda a seguir teniendo el cariño del público y me da mucho gusto en la calle cuando te reconocen y te piden un autógrafo y te demuestran amor y me dicen: “Mi hijo se llama así por usted” o con esta novela pasé esta época de mi vida y lo vi en tal estado, eso es impagable y a veces se pierde la inconsciencia de eso, aunque siempre platicas y siento que el público esta ahí. Hay público de toda la vida y hay que cuidarlo, respetarlo y darle lo mejor de uno.

—La obra Obscuro total con Fernando Colunga, ¿crees que la puedan montar en México, luego del éxito que tuvo en Estados Unidos?

—Posiblemente se hará, Fernando está muy ocupado y Blanca Soto también, Aylín Mujica igual, pero sí ha habido muchas peticiones para montarla aquí y para el interior de la República. Quedan muchas plazas que tenemos que cumplir en Estados Unidos todavía.

—Haciendo un recuento de tu destacada carrera, ¿qué crees que le haga falta a Ernesto Laguardia en este momento de su vida, si goza de la preferencia del público y ha podido explorar distintas disciplinas?

—Siempre te faltan cosas por hacer, en mi caso más obras de teatro, que te motiven y te enseñen y te hagan vivir. Me gustaría hacer cine y tener la oportunidad de trabajar con grandes directores como Rita Shifter y Arturo Ripstien, entre otros, pero de repente el cine se vuelve demasiado elitista y calificativo. Ellos mismos hacen un círculo muy cruel e injusto, pero sí lo haremos y más adelante, sobre todo, porque en esta carrera debemos de tener mucha paciencia. Quizás producir más televisión porque ha sido una lucha desde hace muchísimos años para poder hacer y no se ha dado y eso es algo importante para mí también en el medio. Quiero seguir viendo crecer a mis hijos y darles lo mejor que pueda.

UN PAPÁ MUY CONSENTIDOR

—¿Cómo papá, qué tal eres?

—Soy demasiado consentidor, mi esposa me dice: “Diles algo” y trato de darles el mayor tiempo posible porque me decía mi papá: El tiempo se pasa tan rápido y los hijos crecen tan rápido que cuando volteas ya crecieron y siempre trato de estar con ellos. Luego a las 5:30 de la mañana me dicen: “Papá vamos a jugar”, aunque tenga que estar todo el día trabajando y esos momentos si los pierdes nunca regresan y los amo, los adoro. Voy a sus festivales y estoy en sus momentos importantes y hago al teatro con ellos. Me involucro totalmente con ellos. Luego no los veo, y en la noche llego a abrazarlos, porque me voy muy tempranito y llego muy tarde, y eso a las familias hay que agradecérselo porque es difícil. Mis hijos entienden mi ausencia, platico mucho con ellos a un nivel propio de su edad.

—Aunque todavía son muy pequeños de edad, ¿crees que alguno siga tus pasos?

—Sí veo, pero Dios quiera que no. La actuación me ha dado tanto, pero sí sufres mucho sobre todo en un principio y tú siempre quieres que tus hijos no sufran, pero lo que ellos quieran hay que apoyarlos, porque si les dice no, les cierras una puerta y a lo mejor son más insistentes en ello y tal podría ser el camino de su vida, uno siempre quiere lo mejor para ellos.

—Finalmente, los años no pasan por ti, sigues en el gusto de muchas mujeres y siendo el galán de la eterna sonrisa...

—Me siento bien, agradecido con la vida porque esta carrera me ha dado muchísimo trabajo, satisfacciones, viajes, nivel económico y placer actoral. Sigo teniendo esa inquietud, chispa y ese miedo y eso te nutre mucho también. Trato de cuidarme, pero no de una manera excesiva. De repente le digo a mi esposa Paty: “Vámonos a cenar”, porque es válido consentirte. Tiene que ver mucho en cómo te sientes y con la genética. Soy muy relajado y esa actitud te da una imagen positiva.[img][/img]

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ernestolaguardia.forosactivos.net
Marcelalf
Administrador de Ernesto Laguardia
Administrador de Ernesto Laguardia
avatar

Cantidad de envíos : 1365
Fecha de inscripción : 29/08/2008
Edad : 43
Localización : Mar del Plata-Argentina

MensajeTema: Re: Nunca dejas de aprender    Jue Abr 16, 2015 2:15 pm

Marcelalf escribió:

'Nunca terminas de aprender': Ernesto Laguardia
Cada proyecto que el actor realiza lo considera como el primero en su vida y gracias a la preferencia del público se renueva constantemente
Share on facebook Share on twitter Share on google_plusone_share Share on email More Sharing Services
COMPARTIR
16/04/2015 00:30 Rocío Rangel / Fotos: Selene Vargas

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de abril.- Ernesto Laguardia vive eternamente agradecido con el público por el cariño que le ha brindado durante sus 36 años de carrera. Y es que el protagonista de la telenovela Amores con trampa, desde sus inicios como actor, ha estado en un proceso de constante aprendizaje para poder evolucionar en los escenarios y trascender con cada uno de los proyectos donde ha dejado huella y saboreando el éxito por medio de sus entrañables personajes, tal y como ahora le sucede con el ambicioso y carismático empresario, de Santiago Velasco, en la actual producción de Emilio Larrosa.

—Ernesto, en menos de dos semanas el proyecto que actualmente protagonizas ha sido muy aplaudido por el público...

—Gracias a Dios confíamos mucho en el producto desde el libreto, pero también era una línea delgadita porque es un melodrama con tintes de comedia, entonces te puedes pasar en cualquiera de los dos y ya no encaja el uno ni el otro. Nuestro productor y directores nos han llevado por un buen camino y estoy disfrutando mucho a Santiago, mi personaje.

—Lo importante es que a estas alturas de tu carrera dominas cualquier tipo de género...

—Aunque ya son 36 años de carrera, este proyecto es como si fuera el primero, la verdad es que sigue dando el nervio como si fuera el primer proyecto y además, eso es lo rico porque sino sería como que muy aburrido. En el monólogo (El tiempo vuela) y en las obras de teatro que hago sientes esa necesidad de atrapar al público y no dejarlo ir. Ya son seis años del monólogo y llevamos muchísimas funciones y eso me ha permitido también manejar muchas cosas en escena, es un experimento y un ejercicio interesante.

—Sobre todo por la temática que abordas, el cáncer, que está al orden del día...

—Tremendo verdad y más con las estadísticas que tenemos en nuestro país, pero nos ha permitido ayudar a muchas mujeres incluso hombres porque la enfermedad no es privativa de la mujer, aunque se da mayormente en niños, hemos llevado estudios y consultorios rodantes a pueblos muy lejanos y donando operaciones. Ha sido muy padre porque independientemente que nos ha ido muy bien y que empezó como un proyecto pequeño ha crecido muchísimo.

—Así que a la par con el monólogo, haces labor altruista...

—Sí, quien se iba a imaginar que de un monólogo, que nació en el teatro Polyforum y después con giras de 10 mil personas y a veces en pueblitos de 200, me iba a brindar toda esta experiencia para manejar los géneros. Aunque el tema es tremendo en el monólogo, la gente se carcajea, porque pasamos por la farsa, la tragedia y es muy interesante. Todas las novelas y obras que hemos hecho en este tiempo siempre te van dando un poco más de experiencia, pero nunca terminas de aprender y te sientes vivo con lo que haces, ese nervio es parte de tu vida.

—Retomando tu personaje de Santiago en Amores con trampa, lejos de que el público se moleste contigo por ofrecerle al vecino a tu esposa Isabel (Itatí Cantoral), la gente aplaude tus ocurrencias...

—La verdad es que es un personaje encantador, pero, aunque sus motivaciones son válidas, hace todo por el amor de su familia y por cuidarlos. Los métodos que utiliza son tremendos, es un pillo muy chistoso y adora a su mujer, pero la relación con su mujer se ha perdido de un matrimonio estable y que crecen juntos, más bien es una farmacodependencia.

—Por el momento, ¿qué le has aprendido a Santiago?

—Creo que es un personaje de los más difíciles que me ha tocado interpretar en televisión y siempre está en una línea muy delgadita, pero al público le ha gustado mucho. La historia está muy bien cuidada y a quien quiero agradecerle por este protagónico es al señor Larrosa, que me ha confiado y dado la oportunidad de trabajar con mis compañeros desde Itatí Cantoral, África Zavala, Lalo Yáñez y con los señorones Ignacio López Tarso y Luz María Aguilar. Creo que ha sido muy interesante el trabajo que hemos hecho a marchas forzadas, y a toda la gente que me espera en teatro le digo que me espere.

—Supongo que por este proyecto se te dificulta retomar el monólogo...

—Tuvimos que dejar varias fechas y hay algunas que no pudimos concretar. Acabamos de terminar una gira por la Secretaría de Salud por varios estados y ahorita empezaba una obra en el Distrito Federal, pero el señor Larrosa me pidió que pospusiera todo y es entendible, porque esta novela es complicada de realizar, sólo estoy cumpliendo las fechas que ya tenemos pactadas. Estaba en la obra además Obscuro total con Fernando Colunga, Blanca Soto y Aylín Mujica y se ha detenido un poco, pero los tres proyectos están ahí, latentes y está la gente pidiéndolos, estamos dedicados al 100 por ciento en esto y aplicados a la familia, porque para mí es uno de mis pilares.

NUNCA HA SIDO UNA PERSONA CONFLICTIVA

—Ahora que mencionas a tu familia, también mantienes una imagen impecable como padre y muy poco hablas sobre tu vida privada...

—Eso es cierto. No me he dedicado a explotar esa parte y menos me he involucrado en escándalos sobre todo que es muy fácil de explotar, pero a mí se me hace terrible. No me gusta, y estoy contento con lo que tengo, además no soy material interesante para esas publicaciones porque no tengo escándalos y no he sufrido tanto como se amerita, ni me meto en problemas. Trato de respetar a todos y que todo el mundo me respete y entiendo muy bien lo que el público quiere porque es muy difícil, me siento muy honrado en eso y después de tantos años de seguir protagonizando y llenando teatros gracias al cariño del público. Yo me siento muy agradecido por eso, no te puedes dormir en tus laureles y te tienes que seguir preparando y renovando constantemente. Siempre tengo una libreta junto a mi cama y me acuerdo de algo y lo apunto y le digo a mi esposa Paty: “ Mira esta frasecita” y sí puedo se las adopto a mis personajes.

—¿Así que le metes de tu cosecha a tus personajes?

— Sí, porque eso es lo que te ayuda a seguir teniendo el cariño del público y me da mucho gusto en la calle cuando te reconocen y te piden un autógrafo y te demuestran amor y me dicen: “Mi hijo se llama así por usted” o con esta novela pasé esta época de mi vida y lo vi en tal estado, eso es impagable y a veces se pierde la inconsciencia de eso, aunque siempre platicas y siento que el público esta ahí. Hay público de toda la vida y hay que cuidarlo, respetarlo y darle lo mejor de uno.

—La obra Obscuro total con Fernando Colunga, ¿crees que la puedan montar en México, luego del éxito que tuvo en Estados Unidos?

—Posiblemente se hará, Fernando está muy ocupado y Blanca Soto también, Aylín Mujica igual, pero sí ha habido muchas peticiones para montarla aquí y para el interior de la República. Quedan muchas plazas que tenemos que cumplir en Estados Unidos todavía.

—Haciendo un recuento de tu destacada carrera, ¿qué crees que le haga falta a Ernesto Laguardia en este momento de su vida, si goza de la preferencia del público y ha podido explorar distintas disciplinas?

—Siempre te faltan cosas por hacer, en mi caso más obras de teatro, que te motiven y te enseñen y te hagan vivir. Me gustaría hacer cine y tener la oportunidad de trabajar con grandes directores como Rita Shifter y Arturo Ripstien, entre otros, pero de repente el cine se vuelve demasiado elitista y calificativo. Ellos mismos hacen un círculo muy cruel e injusto, pero sí lo haremos y más adelante, sobre todo, porque en esta carrera debemos de tener mucha paciencia. Quizás producir más televisión porque ha sido una lucha desde hace muchísimos años para poder hacer y no se ha dado y eso es algo importante para mí también en el medio. Quiero seguir viendo crecer a mis hijos y darles lo mejor que pueda.

UN PAPÁ MUY CONSENTIDOR

—¿Cómo papá, qué tal eres?

—Soy demasiado consentidor, mi esposa me dice: “Diles algo” y trato de darles el mayor tiempo posible porque me decía mi papá: El tiempo se pasa tan rápido y los hijos crecen tan rápido que cuando volteas ya crecieron y siempre trato de estar con ellos. Luego a las 5:30 de la mañana me dicen: “Papá vamos a jugar”, aunque tenga que estar todo el día trabajando y esos momentos si los pierdes nunca regresan y los amo, los adoro. Voy a sus festivales y estoy en sus momentos importantes y hago al teatro con ellos. Me involucro totalmente con ellos. Luego no los veo, y en la noche llego a abrazarlos, porque me voy muy tempranito y llego muy tarde, y eso a las familias hay que agradecérselo porque es difícil. Mis hijos entienden mi ausencia, platico mucho con ellos a un nivel propio de su edad.

—Aunque todavía son muy pequeños de edad, ¿crees que alguno siga tus pasos?

—Sí veo, pero Dios quiera que no. La actuación me ha dado tanto, pero sí sufres mucho sobre todo en un principio y tú siempre quieres que tus hijos no sufran, pero lo que ellos quieran hay que apoyarlos, porque si les dice no, les cierras una puerta y a lo mejor son más insistentes en ello y tal podría ser el camino de su vida, uno siempre quiere lo mejor para ellos.

—Finalmente, los años no pasan por ti, sigues en el gusto de muchas mujeres y siendo el galán de la eterna sonrisa...

—Me siento bien, agradecido con la vida porque esta carrera me ha dado muchísimo trabajo, satisfacciones, viajes, nivel económico y placer actoral. Sigo teniendo esa inquietud, chispa y ese miedo y eso te nutre mucho también. Trato de cuidarme, pero no de una manera excesiva. De repente le digo a mi esposa Paty: “Vámonos a cenar”, porque es válido consentirte. Tiene que ver mucho en cómo te sientes y con la genética. Soy muy relajado y esa actitud te da una imagen positiva." />

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ernestolaguardia.forosactivos.net
 
Nunca dejas de aprender
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Libro-Aprender.a.Dibujar.Un.Metodo.Garantizado.-.Betty.Edwards
» ¿Por qué me dejas?
» Para aprender japonés
» ?Video para aprender a hacer moños para niñas?
» Libro para aprender a dibujar Animales

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Club de Amigos La Liga Laguardia :: LAS ULTIMAS NOTICIAS DE ERNESTO LAGUARDIA-
Cambiar a: